comida asiática

Técnicas de cocina en la comida asiática

La comida asiática es una de las que mayor renombre está consiguiendo en todo el mundo. Su mezcla entre sabores dulces y salados, además de sus colores y olores, simplemente la hace fascinante.

No solo es reconocida por sus ingredientes o especialidades, sino por la forma de presentar sus platos, sus tipos de vajilla, la forma de cocina y la manera de comer usando palillos en vez de cubiertos.

A diferencia de otros tipos de cocina, dispone de un estilo bastante singular, en el cual se mezclan gran cantidad de ingredientes frescos que permiten crear platos con sabores muy llamativos y equilibrados.

Sin embargo, sus formas de cocción y preparación de alimentos distan un tanto de las que solemos estar acostumbrados, por ello, desde Repagas, vamos analizar cuáles son las principales técnicas de la comida asiática.

 

El Wok, toda una seña de identidad

El wok es un utensilio de cocina originario de China. Se trata de una especie de sartén redonda y es característica por ser abombada en el fondo, el tamaño medio suele ser de 30 cm o más de diámetro. Suele estar hecha de acero, hierro fundido e incluso se encuentran ejemplares de aluminio. Es una herramienta indispensable dentro de la gastronomía asiática.

Sus peculiares características lo convierten en un instrumento ideal para trabajar en las cocinas de gas.

Esta sartén se emplea para saltear los alimentos mediante un movimiento constante denominado en la gastronomía china (cantonesa) como wok hei“.

A través de este procedimiento se extrae el qi , la esencia de los alimentos, preservando de esta forma su sabor más auténtico y su olor intactos.

Aparte de saltear alimentos, el wok puede ser usado también para freír o cocinar al vapor colocando encima una cesta vaporizadora de bambú (o mushiki).

El wok debe ser usado muy caliente, por lo que lo más adecuado es utilizar quemadores de gas (enlace a cocinas). Hay que empezar precalentando a fuego muy fuerte y salteando los alimentos después se trata de mezclar y “jugar” con ellos hasta obtener el sabor deseado.

Velocidad y calidad en sus preparados

El truco para saber cocinar con el wok es medir muy bien tanto las cantidades, como los ingredientes y los tiempos de cocción que estos necesiten. Es un utensilio que permite tanto sellar carnes, cómo saltear verduras.

Su forma cóncava o abombada y sus paredes más altas hacen del wok un utensilio con mayor profundidad. Gracias a sus propiedades calóricas, este recipiente te permite cocinar de manera rápida y sana, además de ahorrar energía y tiempo mientras cocinas.

Independientemente de lo que se prepare, exige práctica, conocimientos.

 

cocina asiática

Frituras y salteados ligeros

Si antes comentábamos el protagonismo del wok, es precisamente porque permite aplicar una gran cantidad de técnicas. Y en este caso, puede ser utilizado para realizar frituras, aunque como se mencionaba requiere de mucha práctica.

Entre las principales propiedades del wok a la hora de freír es la capacidad que tiene para calentar el aceite, sin embargo con una freidora industrial también se pueden alcanzar dichas temperaturas. Por lo que, dependiendo de las cantidades, es posible utilizar otros implementos.

Lo que sí trabajan mucho a la hora de freír para conseguir texturas muy crujientes, es la forma de corte y elaboración de los alimentos a preparar. Así, sus rebozados o frituras siempre consiguen sabores finos y tan diferentes.

Asados y condimentos

Otro elemento que goza de gran popularidad en la cocina asiática es el horno. Y para ello, al igual que con otros procesos, son muy meticulosos con los tiempos y temperaturas a las que trabajan.

A diferencia de los asados occidentales, para el chef y consumidor asiático, el horno representa una estupenda herramienta a combinar con muy característicos adobos y condimentos, dentro de los que destacamos la salsa de soja.

El ajo, el jengibre, los chiles o condimentos y especias específicos de cada zona, nutren carnes y pescados antes de pasar por sus respectivos horneados. Para ello, disponer de equipos de cocina que garanticen los procesos de horneado, son claves en este tipo de cocinas.

El comensal asiático acostumbra a consumir platos bien especiados, con olores y colores muy llamativos.

Guisos y estofados

Los guisos, caldos, salsas y estofados también son básicos en la cocina oriental; de hecho, su preparación exige técnica y precisión a partes iguales. Además de ser muy ricos en nutrientes, estos aceptan infinidad de carnes, pescados o verduras, eso sí, siempre con sus especias. Vale la pena en este punto hacer énfasis en la búsqueda del “umami” (o quinto sabor) y el característico contraste de registros, por ejemplo entre dulce, ácido, picante y salado.

Su principal característica en cuanto a cocción es la paciencia y el mimo que transmiten en cada asado. De este modo, tanto en sus aliños y estofados, como en el tiempo que dejan sus platos en el horno, consiguen aportar jugos, salsas y sabores, que en ocasiones son tan protagonistas como la propia comida.

Aunque en sus orígenes se apoyaban en hornos de leña, en la actualidad, un horno combinado puede ser el gran aliado en cuanto a comida asiática se refiere. Pues permite crear atmósferas con una temperatura muy homogénea y controlada además de la posibilidad de cocinar en modo 100% vapor.

Arroces, fideos y pastas

Por último, otra de las fuentes de alimentación que se consumen en la comida asiática son los conocidos fideos, tallarines o sus inconfundibles arroces. Todos ellos, suelen cocinarlos en crudo aparte y posteriormente son añadidos a guisos y salsas.

De esta forma consiguen platos muy complejos y con gran valor nutricional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

Avda Fuenlabrada 12
28970 Humanes de Madrid
Tel: +34 91 604 82 44
Fax: +34 91 604 81 78
info@repagas.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar